Cercar en aquest blog

S'està carregant...

dissabte, 9 de juny de 2012

4 días en Manhattan


Los otros cuatro días en la Gran Manzana fueron muy provechosos pero cansados. Caminamos muchísimo, algo por otro lado necesario para poder conocer mejor la ciudad. De hecho, el sábado empezamos  bien pronto en el Flatiron District. Tomando las líneas N, R y Q nos bajamos en la estación Union Square/14th Street, saliendo directos al Union Square Park. Ese día estaba el famoso Greenmarket, el mayor mercado de verduras de Nueva York. Aquí se encuentran todo tipo de productos orgánicos, traídos por los propios agricultores para la venta directa al consumidor. Neoyorquinos de toda clase hacen sus compras aquí, a precios algo elevados, eso sí. Desde este parque ya se empezaba a divisar el gigantesco Empire State Building, ahora edificio más alto de la ciudad de nuevo, después de la caída de las Torres Gemelas.

Seguimos hacia el norte por Park Avenue South y en la calle 20 giramos en la derecha para ver Gramercy Park, el único jardín privado de la ciudad. Aquí sólo pueden pasear los residentes del barrio, que cuenta cada uno con una llave para acceder. Es una zona muy bonita y agradable, verde y sobretodo, tranquila. Volvimos hacia Broadway y allí, en el cruce con la Quinta Avenida y la calle 23 nos topamos con el grandioso Flatiron Building. Fue el primer gran edificio de acero de la ciudad, y el más alto del mundo hasta 1909. Este pequeño rascacielos con forma de plancha (de ahí su nombre) es uno de los más queridos por los neoyorquinos y muy estudiado en los manuales de historia del arte. Seguimos por la famosísima Quinta Avenida rumbo al norte, entreteniéndonos un rato en la curiosa tienda de recuerdos del Museum of Sex, donde habían libros para todos los gustos y recuerdos cuanto menos, curiosos. Uno de los que más me llamó la atención fue un mapa de Nueva York con forma de órgano sexual masculino incrustado en un pollo asado: un típico "Dickchicken".


El caso es que nos adentramos al Midtown por su avenida más famosa, como ya dije la Quinta, donde el Nueva York más típico surge, con sus relucientes rascacielos, los ajetreados grupos de trabajadores que no se detienes a mirar los magníficos escaparates de los cientos de comercio, los atascos de taxis amarillos... y el imponente Empire State. Sin duda, uno de los rascacielos más famosos del mundo. En mitad de la Gran Depresión de los años 30 del siglo pasado fue erigido este edificio. Bastaron 410 días y 41 millones de dólares para alzarlo. En 1931 abrieron sus 102 plantas y desde entonces no ha dejado de fascinar al mundo. Uno de sus grandes problemas es el alto precio que hay que pagar para subirse: 23 dólares. Por eso optamos por dejar esta experiencia para una ocasión mejor. Qué mejor excusa para volver a Nueva York.

Seguimos rumbo al norte, pasando por la neoclásica New York Public Library, con sus dos leones en tantas películas vistos (cómo en The Day After Tomorrow). También vimos la impresionante Grand Central Terminal, la antaño gran estación de trenes de la ciudad que cuenta con uno de los mejores food court del mundo, con cocinas de calidad de todos los rincones del mundo incluyendo una típica ostrería bretona.  Nos desviamos hacia el este para ver el gran rascacielos de la sede la ONU, actualmente en obras. En una de las calles paralelas había organizado un agradable mercadito de comidas de todo el mundo. Elegimos un puesto polaco con buena pinta, donde pedimos unos pastelitos de patata y cebolla además de un bocata de salchicha gigante y jugosa.

Recuperamos la Quina Avenida para el norte y llegamos a la zona que ha dado glamour a esta avenida: aquí se encuentran todas las impresionantes boutiques que las grandes firmas han abierto aquí: Cartier, Prada, Louis Vuitton... Una de las más emblemáticas es la inolvidable joyería Tiffany’s & Co. Y la enorme tienda de Apple tampoco podía faltar. De hecho, ya se empieza a confunidr esta tienda con la ciudad cuando alguien habla de la Gran Manzana. Otro edificio bonito es el de los conocidos y caros grandes almacenes Saks. En medio de esta vorágine consumista se encuentra una de las iglesias más grandes y majestuosas de la ciudad: la neogótica catedral católica de San Patricio, donde irlandesdes e italianos compartían misa. Tuvimos la suerte de presenciar una boda en se momento. Seguimos un poco más adelante y justo cuando la Quinta se cruza con la calle 57 se nos apareció el gigantescamente verde Central Park.

En 1856 se adjudicó todo el terreno de este parque a los arquitectos Olmsted y Vaux, para que diseñaran el primer parque público de la nación. Su diseño naturalista, con frondosas arboledas, senderos serpenteantes y algunos estanques les valieron la fama mundial. El ambiente aquí es impresionante, con familias, jóvenes y mayores, turistas y locales, vendedores de helados o de perritos calientes, así como guías turisticos que ofrecen sus servicios. Y por supuesto, los famosos carros a caballo, que por cierto tenían que soportar un chaparrón de críticas por parte de los activistas pro derechos de los animales. Estaban manifestándose en una de las esquinas del parque y abucheaban fuertemente cada vez que pasaba un carruaje cargado de turistas.

Caminando llegamos hasta el precioso Jackeline Onassis Reservoir, un lago artificial gigante rodeado por miles de gente haciendo footing. Para llegar hasta aquí, cruzamos por mitad de las entradas del concurrido zoo y vimos a las focas desde fuera. Acabamos la visita sentados en la elegante Betheseda Fountain. En una de las cientos de escalinatas se encontraban un grupo de raperos dando su particular espectáculo ante una audiencia bastante numerosa y entusiasmada.  Dejamos el parque tras hacernos una foto en una de las rocosas colinas desde las que se veía una preciosa panorámica de diversoso rascacielos del Midtown. Justo detrás había una asiática con un vestido rosa de princesa haciéndose una sesión de fotos. Llevaba coronita y todo. 

Se estaba haciendo tarde y nos fuimos a merendar a Times Square, concretamente a una heladería Cold Stone donde elegías el sabor del helado y los ingredientes que más te gustaran, y te lo amasaban todo encima de una mesa metálica congelada. Yo pedí helado de vainilla con trozos de galleta y nueces regado con sirope de chocolate. Buenísimo.

Nos dirigimos después al SoHo, para acabar el día tomándo algunas copas en un happy hour. El nombre de este barrio fiestero, joven y sin muchos edificios altos viene de South of Houston (river). Su ambiente es estupendo, lleno de los edificios de seis plantas de ladrillo rojo con la típica salida de emergencia de Nueva York en forma de escalinatas metálicas en las fachadas. Y hay numerosas calles llenas de bares donde tomar algo. En el que entramos se estaba haciendo un club de la comedia en la bodega, pero como preferíamos hablar nos situamos tranquilamente en la parte de arriba. Y después, a pesar de ser sábado, nos volvimos a casa. Estábamos muertos de tanta caminata.

El domingo me levanté pronto para intentar asistir a una de las famosas misas gospel del Harlem. Sin embargo el metro estaba de mantenimiento y cambiando de líneas me acabé perdiendo y llegando cuando las misas ya habían acabado. Sin embargo, he de decir que el Harlem me pareció un barrio muy tranquilo, con encanto y muy agradable. Volví a bajar hacia Central Park y me di una vuelta por Columbus Circle, viendo la estatua dedicada a Colón así como el famoso Lincoln Center, un macrocomplejo musical, de danza y teatral. Me dirigí de nuevo hacia el norte para encontrarme con el imponente American Museum of Natural History, donde enormes fósiles de dinosaurio reciben a los visitantes en la elegante entrada. A pesar de que la entrada sugerida es de unos 20 dólares, pagamos sólo 1 dólar por persona y no pasa absolutamente nada porque de hecho, el precio es sugerido. Fundado en 1869, este museo alberga una gigantesca colección de animales disecados de Asia, África y América recreados en sus paisajes. Destaca la familia de elefantes (inevitables los comentarios sobre nuestro rey) o los gorilas de la junga. Además de cientos de fósiles de dinosaurios, cuenta también con una gran colección de minerales. Visitándola encontramos el famoso topacio de 21.000 quilates conocido como “princesa brasileña”. Impresionante. También vale la pena ver las zonas dedicadas al conocimiento del espacio y los planetas, de la evolución del ser humano o incluso la parte de culturas indígenas de varios continentes. Aquí fue rodada la película “Noche en el Museo” por lo que los fans de la misma no os lo podéis perder.

Esa noche cenamos en una de las pizzerias más famosas de Manhattan: Grimaldi’s. Ellos mismos se jactan de servir la mejor pizza del planeta. Yo diría que exageran. Sin embargo, al ser la primera pizzería que abrió en Nueva York, vale la pena hacerle una visita. En el centro del bohemio barrio Greenwich Village, el local es el típico bajo de ladrillos, toldos verdes y mesitas con manteles de cuadros rojos y blancos. Las pizzas las servían gigantes, al horno de carbón y con los ingredientes básicos de una pizza neoyorquina: queso mozzarella en rodajas, tomate natural triturado, albahaca, orégano y olivas kalamata. Nosotros le añadimos trozos de jamón, para darle más alegría a la pizza. Además, pedimos una pizza blanca pequeña para probar y también estaba deliciosa, con los montoncitos de queso ricotta y la cebollita al horno.

Después cogimos un taxi y nos fuimos un rato de fiesta al terrado del rascacielos número 230 de la Quinta Avenida. El club se llama el 230-Fifth, y tiene una parte interior elegante y un terrado maravilloso, eso sí, a rebentar de público, con música del momento y copas a precios razonables. Lo mejor de bailar bajo las estrellas y la luna neoyorquina son las grandiosas vistas al Empire State, que aquel día estaba iluminado de una potente luz roja. Por cierto, que allí me encontré con toda la tropa del Juan Sebastián Elcano, que había amarrado en Nueva York para el encuentro anual de buques-escuela militares. Tras saludar al teniente que nos hizo de guía cuando el barco estaba amarrado en La Habana, nos marchamos.


Al día siguiente, lunes, nos levantamos tranquilamente y desayunamos en casa con Diana, organizando un pequeño brunch. Nuestra amiga vive en un bonito apartamento en mitad de la tranquila Roosevelt Island. Esta isla, entre Manhattan y Queens, es un oasis de paz en mitad del bullicio urbano. Las calles apenas tienen tránsito, están arboladas y el paseo a lo largo del East River es muy agradable, sobretodo por las bonitas vistas del Upper East Side y de Midtown, con el bonito rascacielos de la ONU destacando entre todos los demás. Era curioso porque para salir de la isla siempre usábamos su parada de metro, pero al volver nos era más cómodo tomar el teleférico de 150 personas que cada 10 minutos hace el recorrido de Manhattan a Roosevelt Island. Las vistas desde este también son muy bonitas, sonbretodo de noche, con las miles de ventanitas de los rascacielos iluminadas.

Volviendo al bullicio, salimos en la parada del metro 86th Street, algo alejada de nuestro destino pero aún así la más cercana. Y caminando por el elegante y pijo Upper East Side llegamos al MET, el Metropolitan Museum of Art. Este complejo cuenta con más de dos millones de obras de arte de entre la Edad de Piedra hasta la era digital. Es decir, de todas las corrientes y estilos. Fundado en 1870, esta institución no ha dejado de expandirse. Algunas de las galerías más impresionantes son la mesopotámica o la egipcia, con el gigantesco templo de Dendur del primer siglo antes de Cristo allí situado. Cuenta con arte griego y romano, una zona de la historia del traje, la bizantina y china... es impresionante la gran variedad de épocas. La zona de armaduras medievales también es muy recomendable. Incluso tienen habitaciones enteras de palacios franceses montadas tal cual. Hasta obras de arte de tribus indígenas de todo el planeta. Los totems de los nativos americanos sorprenden. Y en la zona medieval cuentan incluso con las altísimas rejas interiores de la catedral de Valladolid, así como pedazos de la Alhambra. Y luego la gigantesca zona de pintura, con todos los estilos y autores tan famosos como los franceses Gauguin, Degas, Monet, Manet, Signac, Cézanne, Pisarro, Renoir... o los españoles Velázquez, Goya, Picasso, Dalí y Miró, los holandeses Vermeer y Van Gogh... e incluso autores más modernos como Andy Wharol. No seguiré con los miles de estilos y obras pero hay tanta variedad que hasta tienen unas urnas con huevos Fabergé de la destronada familia imperial rusa. Cualquier fanático del arte quedará impresionado y fascinado. Y los que no saben mucho de este mundo, podrán tener aquí una introducción a lo grande, con las mejores obras de arte de cada estilo, época y zona geográfica. Sin duda, este museo es uno de los "must" de Nueva York. Además, el precio de la entrada es sugerido, por lo que si quereis dar un dólar simbólico, no pasará nada. Igual que en el museo de historia natural.

Después, para despejarnos del empacho artístico dimos una vuelta más por Central Park y bajamos en el metro hasta Chinatown, una de las comunidades chinas fuera de China más grandes del mundo y en la que tambien hay una importante subcomunidad vietnamita. El caso es que de una calle a otra al norte de Lower Manhattan el cambio es brutal. Los carteles pasan de ser en inglés o español a ser casi todos en chino, el tipo de negocio muta y los viandantes pasan a ser mayoritariamente asiáticos. Incluso huele a China. Me sorprendió particularmente una sucursal del Bank of America donde incluso este famoso logo estaba escrito en caracteres chinos. Para meternos más en el ambientillo, nos colamos un rato en una sucursal de la cadena china Cha Time y nos pedimos unos tés fríos de mango y jazmín con bolitas de gelatina de regaliz en el fondo. Al más puro estilo oriental. Delicioso y muy refrescante.

Para acabar el lunes del Memorial Day (día festivo en los EE. UU. en los que se recuerda a los miles de caídos en todas las guerras en las que ha participado esta potencia militar) nos acercamos al famoso South Street Seaport, una pequeña área del sur de Manhattan, antiguamente barrio de pescadores, que aún conserva las calles empedradas y los almacenes portuarios restaurados llenos ahora de tiendas y restaurantes. En el embarcadero se encuentran amarradas tres embarcaciones históricas, una de ellas el Pioneer, goleta de madera de 1885. Nos subimos al último piso del Pier 17, donde cenamos algo rápido disfrutando de las maravillosas vistas del atardecer del puente de Brookyln, y de la fiesta que había debajo de nosotros, con arena de playa y todo. 

Despegué del aeropuerto de LaGuardia con la sensación de haber dado solo un pequeño mordisco a esta Gran Manzana. A pesar de haber pateado tantos días, son cientos de cosas las que me quedan pendientes. Y eso que no salimos de Manhattan. Conclusión: tocará vivir uno o dos añitos en Nueva York. Sin ninguna duda, esta ciudad bien lo merece.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada