Cercar en aquest blog

S'està carregant...

dilluns, 17 de desembre de 2012

París muy barato

Son muchos, demasiados, los que asocian París a precios inalcanzables. No es verdad, especialmente para aquellos que nunca han tenido la suerte de disfrutar de la capital francesa. Si esta es la primera oportunidad que tenéis de vistar la ciudad de las luces y del amor, enhorabuena. Hay decenas de actividades típicas gratuitas o a bajo coste. El presupuesto se puede recortar a niveles más que asumibles.

Tras mi año como estudiante allí, estas son mis recomendaciones:

1- Programad el viaje en los meses de septiembre, octubre, abril o mayo. Las temperaturas son excelentes en esos meses, ni os congelaréis ni os asaréis, lo que os permitirá disfrutar de la mejor actividad gratuita que ofrece la ciudad: pasear. 

2- Si se rebusca bien, hay albergues céntricos por buen precio, y hoteles dignos por menos de 50 euros la habitación. Lo ideal, desde luego, es ir a visitar amigos que vivan en la ciudad. Y si no, siempre queda la excelente opción de AirBnB.

3- Muchos de los monumentos básicos que nadie puede dejar de visitar son, por suerte, gratis. Tenemos la bellísima catedral de Notre-Dame, joya del estilo gótico. O la basílica del Sacré Coeur, blanca y neobizantina, a cuyas puertas disfrutaremos de unas vistas de la ciudad inolvidables. 

4- Respecto a los impresionantes museos, son gratis casi todos el primer domingo de cada mes. Si programais vuestro viaje en esas fechas, perfecto. Si no, también son gratis siempre para los ciudadanos de la Unión Europea menores de 26 años. El d'Orsay, el Georges Pompidou, el Picasso, el de la Edad Media... os llevará días verlos todos. Sin embargo, atención porque el Museo del Louvre sólo es gratis los primeros domingos de los meses de octubre a marzo. Ocurre lo mismo con monumentos como la Sainte Chapelle, el Arco del Triunfo, Invalides, el Panteón o el palacio de Versalles, que limitan su gratuidad a los primeros domingos de noviembre a marzo. Por último, muy recomendable la "nocturne" del Musée des Arts et Métiers, que abre gratis para todo el mundo los jueves de 18 a 21. El museo recorre el progreso tecnológico en varios campos: del transporte a las telecomunicaciones pasando por la energía o la automatización de movimientos, numerosos objetos históricos se exponen, entre ellos máquinas de vapor de James Watt, algunos de los primeros aeroplanos, las cámaras de daguerrotipos, uno de los primeros satélites de telecomunicaciones (el Telstar 1) o las pilas de Volta. En la sala principal se encuentra el original a escala de la Estatua de la Libertad de Bartholdi.

5 - Si sois unos/as fashion victims, nada mejor que pasear y curiosear por las vitrinas e interiores de las boutiques de las firmas francesas a lo largo de los elegantes Campos Elíseos o la chic rue Saint-Honnoré. Además, se puede disfrutar cada semana de forma gratuita de desfiles de modelos con los mejores diseñadores franceses en las Galerías Lafayette. Simplemente aseguráos una silla reservando por email. Las concept store que abundan por la rive gauche son también espectaculares. Perdeos por los 6ème y 5ème arrondissements.

6- Los tres aeropuertos parisinos cuentan con autobuses o RER que os conectarán de forma rápida y asequible con la ciudad. Olvidad los taxis a no ser que seáis cuatro personas con maletas de mano.

7- Para los desplazamientos internos nada de forfaits turista ni chorradas de esas. Comprad los llamados carnets de 10 tickets sencillos de metro al 30% de descuento. No gastéis más. Recordad que París bien merece una buena caminata (¿o era una misa?). Tampoco está nada mal por unos pocos euros alquilar una bici del sistema público Vélib.

8- Para comer muy barato y típico, lo mejor es abusar de las deliciosas boulangeries que hay en cada esquina. Desayunos con croissants, pains au chocolat  y pains au raisin recién hechos saldrán baratos. Evitad las caras cafeterías: también hay café y otras bebidas en numerosas panaderías a mejor precio. Mientras paseamos podemos hacer otra parada técnica en estas mismas panaderías para tomar una quiche recién hecha. O si queremos algo mejor, por 10-12 euros incontables restaurantes y bistros ofrecen formules con primeros, segundos y postres. Importante siempre pedir jarra de agua, une carafe d'eau (es gratis). Las bebidas son muy caras en restaurantes. Para cenar comida típica francesa sin gastar mucho,aunque la calidad sea media, hay que dirigirse a la parte más turística del barrio Latino, entre el boulevard Saint-Michel y la rue du Petit Pont. En este mismo barrio, pero en la rue Mouffetard, nada mejor que cenar crepes salados en la calle. Deliciosos, gigantes y baratos. Para restaurantes típicos, también baratos, pero de algo más de calidad, los callejones sin turistas de Montmartre esconden verdaderas joyas. Si buscáis restaurantes curiosos, bonitos, típicos y, sobretodo, asequibles, os recomiendo mi entrada De restaurantes por... París. Por último, para almuerzos de pick-nick, nada como ir a un supermercado, un mercado callejero o una fromagerie y comprar algunas piezas de queso francés acompañadas de foie, pâté o rillette y de una baguette recién horneada de cualquier boulangerie. Y de postre, alguna tartaleta de frutas o para los más golosos, un éclair de chocolate o de crema. Aunque sería un crimen perderse todo un clásico parisino: los macarons.

9- Para salir de fiesta, hay varias discotecas gratis. Los martes, por ejemplo, los extranjeros entran sin pagar en Le Duplex, discoteca subterránea de varias salas a los pies del Arco del Triunfo. Y los jueves, también todo extranjero entra gratis a Le Mix, gran discoteca de una sala, también subterránea, a los pies de la tour Montparnasse. Eso sí, aseguráos de haber bebido en la casa/hotel/albergue, porque las bebidas en el interior no son nada baratas. En los supermercados hay buenos vinos por algo más de cinco euros. Por supuesto, en París lo más común son las soirées en apartamentos y residencias. Si sois capaces de lograr colaros en algunas... ¡enhorabuena!

10- Si es imprescindible llevar recuerdos a familia y/o amigos, id a las numerosas tiendas de Montmartre los precios de los recuerdos son de chiste, especialmente las torres Eiffel de llavero, bonitas, típicas y ultrabaratas: mi récord es conseguir diez por un euro... sin esforzarme nada.

11- Vistas bonitas hay muchas y gratis. Subid a las azoteas de Galerías Lafayette o del Institut du Monde Arabe para tener dos bellas vistas, totalmente diferentes, de la capital. Los lugares altos que son de pago, como subir a la Torre Eiffel o al Arco del Triunfo, dejadlos para otra ocasión. Si nunca habéis estado en la ciudad hay demasiado que hacer gratis. Admirar estas dos bellezas desde fuera será más que suficiente. Mi terraza favorita es la de los grandes almacenes Le Printemps en Grands Boulevards.

12- Los parques también merecen tiempo suficiente, especialmente el parc de Luxembourg, el de las Tullerías o el no tan famoso pero muy impresionante parc des Buttes Chaumont. Otoño y primavera, fechas en la que de nuevo os recomiendo visitar París, muestran los mejores colores de estos parques.

13- Durante la noche, a cada hora en punto, la Torre Eiffel se ilumina con miles de bombillas intermitentes ofreciendo un espectáculo mágico que no dejará a nadie indiferente. Y en los días despejados, el atardecer desde la plaza más bonita de París, la de la Concordia, es simplemente perfecto.

14- Respecto a espectáculos, todos los 21 de junio París se llena de todos los tipos de música, en directo, por todos sus barrios e instalaciones. A principios de cada octubre, normalmente un sábado, se produce la Nuit Blanche, cuando los museos y muchos edificios que normalmente están cerrados al público abren de forma gratuita toda la velada. Si os queréis salir un poco del presupuesto, por alrededor de 20 euros tendréis el privilegio de asistir a los mejores asientos de platea de la Opera Bastille, por ejemplo, si hacéis cola pocas horas antes de cada función. Por ese precio me senté justo detrás de Durao Barroso cuando fui a ver Hamlet.

Si ya habéis estado en París y queréis profundizar en su exploración, lo mejor es que leáis mi entrada del París más curioso, que este sí, necesita de un poco más de presupuesto para disfrutarlo bien (tampoco mucho más). Y si queréis consejos sobre restaurantes franceses y como conseguir buenos precios, os ofrezco más información aquí y aquí.

3 comentaris:

  1. Muy buen post, ya lo hemos tuiteado :) Nosotros añadiríamos también como alojamientos baratos los ibis que se sitúan en las proximidades de la peripheric. Estuvimos en el de Puerta de Orleans y Puerta de Italia por 45 euros la noche y en llegar al centro de la ciudad tardábamos muy poco en metro.

    Para moverse por la ciudad nosotros preferimos la pass Navigó, siempre que se vaya al menos 4 días, porque sólo con el transporte desde y hasta los aeropuertos Charles de Gaulle y Orly y un par de trayectos más al día compensa.

    Y comer efectivamente no es tan caro. Para nosotros es un must la pita gyros con de todo y al menos una visita a la creperie de Cluny en el Barrio Latino, el confit de pato en la braserie Limonade y todos los panes deliciosos de las boulangeries jaja.

    ResponElimina
  2. Aunque este post lo escribiste hace unos años, me ha servido de gran utilidad para planear mi viaje. ¡En menos de un mes, estaré cogiendo un avión con destinación París!
    Saludos,

    Chelo
    unaestudianteporelmundo.com

    ResponElimina
  3. Muchísimas gracias Chelo! He visto tu blog y también es muy interesante! ¿Te importaría incluír mi blog en tu lista "Blogs que inspiran mis viajes"? Te lo agradecería muchísimo!!!

    Un saludo!

    Enric

    ResponElimina