Cercar en aquest blog

dimecres, 23 de gener de 2013

275 vuelos


El vuelo de Air Nostrum que me llevó de Madrid a Valencia fue mi número 292. Un número no tan redondo como el vuelo de Ryanair que me llevó de Palermo a París el 20 de junio pasado, que fue el vuelo 200 de mi vida. Aún recuerdo el accidentado vuelo 125, de Manila a Legaspi, que nunca llegó a aterrizar por las densas nubes y tuvimos que dar media vuelta en un susto mayúsculo. En cualquier caso, 260 vuelos se dicen pronto. Pero son muchísimos, cada uno con sus 260 despegues y sus 260 aterrizajes. Cada vuelo es una experiencia, lenta o rápida, sólo o acompañado de viejos o nuevos amigos. Mi vuelo número 100, mítico, de Marrakech a Madrid con Ryanair, fue en el que por primera vez vomité en el aire, y no por mareos, sino porque mi estómago no soportó las carnes cocinadas en la famosa plaza Djeema el Fna. Que mal lo pasé. Menos mal que iba en buena compañía, porque si llego a viajar solo me da algo. 

El avión es casi siempre el medio de transporte más rápido excepto en distancias cortas, donde puede ser más lento que un tren (por las esperas, retrasos e idas y venidas a lejanos aeropuertos). Muy barato en ocasiones, sobretodo en Europa y Asia. Con sus sustos y sus turbulencias. O con sus situaciones que te quitan la respiración, como mi mencionado vuelo 125 de Cebu Pacific Air en el que a punto de aterrizar el avión volvió a ascender rápidamente y sin preaviso... y a los cinco minutos el piloto anunció que volvíamos a nuestro punto de salida, Manila. Podéis leer más de este estrambótico vuelo pinchando aquí.

Guardo una la lista de todas las compañías con las que he volado. Desde la que considero mi número uno, Emirates, la mejor compañía en 2017, con varios premios internacionales, hasta algunas que no tienen autorización a volar en el espacio aéreo de la Unión Europea, como Tiger Airways. Desde la españolísima Iberia hasta la valencianísima Air Nostrum. De la nueva Vanilla Air a la extinta Clickair. De la puntualísima y elegante Swiss a la siempre retrasada y hortera Cebu Pacific Air. De la baratísima pero cansina Wizz Air a las estupendas frecuencias de la carísima COPA Airlines.

Un vuelo memorable en mi vida voladora fue el de Doha a Manila de Qatar Airways con overbooking en el que me pasaron a clase business. Sofá que se convertía en cama, pijama y champán de bienvenida, set de accesorios de aseo personal, mantel de tela, cubiertos de verdad, copas de cristal y menú en el que elegir comidas equivalentes a las de un buen restaurante. Pantalla más grande y muchas más opciones de entretenimiento hacen el resto. El vuelo se convierte en otra cosa. En el verano de 2014, volviendo de Argel a Valencia con escala en Madrid pude volar por segunda vez en clase business, esta vez con Iberia, y aunque más modesta que la de Qatar Airways, he de decir que la comida fue deliciosa y el trato excelente. He vuelto a volar en business otras veces, y he de decir que la peor por ahora ha sido TAP: en sus vuelos entre Lisboa y Praia los asientos eran igual que los de clase turista (la diferencia es que el del centro siempre estaba libre). Y la comida tampoco era nada del otro mundo. Y además, no había entretenimiento a bordo. Nada. 

Cada vuelo tiene un precio. Aún recuerdo con orgullo mi mayor record: 5 euros descontados de mi tarjeta Visa por tres vuelos con Ryanair: Valencia-Bruselas(Charleroi), Bruselas (Charleroi)-Bologna y Pisa-Valencia. O mis 14 euros para un vuelo de Manila a Hong Kong con Cebu Pacific Air que tristemente nunca tomé por motivos laborales. O mis 10 euros por volar de Valencia a Marrakech también con Ryanair. O los 12 euros por volar de Milán a Podgorica este 2016. O los 35 euros que pagué ida y vuelta para ir de Bruselas a Riga a principios de 2015. Aquí clasifico todas las aerolíneas que he probado en orden de relación calidad/precio, de la mejor a la peor, siendo la última mi querida/odiada Ryanair, que siempre deseo evitar pero que acabo usando a menudo por sus precios irrisorios. 

1- Emirates
2- Qatar Airways
3- Etihad Airways
4- Turkish Airlines
5- Thai
6- Swiss
7- MEA
8- KLM
9- Lufthansa
10- Air France
11- Philippine Airlines
12- TAM
13- Korean Air
14- Air Malta
15- Iberia
16- Binter
17- Aeroflot
18- Delta
19- Alitalia
20- TAP
21- COPA Airlines
22- Air Côte d´Ivoire
23- Royal Brunei Airlines
24- PAL Express
25- Air China
26- Qantas
27- US Airways
28- American Airways
29- Air Europa
30- Azerbaijan Airlines
31- Fly Pluna
32- Olympic Air
33- Air Panama
34- Interjet
35- AirNostrum
36- EgyptAir
37 - Jazeera Airways
38 - Seaborne Airlines
39 - Winair
40- Skymark Airlines
41- Royal Air Maroc
42- Cebu Pacific Air
43- Zest Air (desaparecida)
45- Spanair (desaparecida)
45 - Transavia
46- Clickair (desaparecida)
47- Vanilla Air
48- TigerAir
49- Air Berlin
50- Vueling
51- JetStar
52- Spirit Airlines
53- Air Algérie
54- EasyJet
55- Ryanair
56- Wizz Air  

Los nómadas estamos condenados a volar mucho, porque los barcos son lentos y los trenes no llegan a todo lugar. Si trabajamos no podemos permitirnos el lujo de perder mucho tiempo y si nos tenemos que mudar es la forma más efectiva. Una de las ventajas de vivir cerca de aeropuertos internacionales es la gran oportunidad que te brindan para descubrir todo tipo de nuevos lugares. Todo apunta a que 2018 será mucho más calmado respecto al número del vuelos que 2017 (que fue el año que más aviones tomé en mi vida con diferencia. Algo me dice que en 2018 volveré a los Estados Unidos y seguro haré algún viaje que otro por Europa. De todas formas, estoy convencido que nuevas sorpresas, aerolíneas y destinos me aguardan. De momento llevo 275 vuelos. Y que sean muchos más.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada