Cercar en aquest blog

S'està carregant...

dimecres, 31 de desembre de 2014

2015: todo un enigma

2014 ha sido un año curioso, bastante complicado, de muchísimos cambios. Lo empecé en Valencia, mi ciudad natal (algo muy raro para mi estos últimos años). De ahí volví a Panamá donde estaba trabajando. En pocos meses acabó mi vida allí y como todos los años se volvía a romper mi rutina y me tocaba despedirme de los amigos con los había pasado tan buenos momentos. Volví a Valencia y aproveché las vacaciones de Semana Santa para conocer Milán y Bérgamo, dos bellas ciudades lombardas. También volví diez días a mi querida caótica Manila. En mayo me mudé a Argel por trabajo y además de conocer la capital argelina, pude visitar ciudades y restos arquitectónicos de varios puntos de la costa. Asimismo, hice una pausa vacacional de una semana en Grecia, visitando Atenas, Mykonos y Delos. Impresionante país, sin duda. Una beca finalmente concedida por la Unión Europea interrumpió mi estancia en Argelia y me mudé a la pequeña ciudad belga de Brujas tras pasar unos días en La Canyada. Desde allí he podido descubrir Ostende, Amberes y los campos de Flandes donde se decidió la suerte de la I Guerra Mundial, además de seguir explorando Bruselas y haber repetido visita a Aquisgrán y Colonia. También visité los bellos palacios barrocos de Brühl. En una escala en Barcelona, pude entrar por fin a la mítica Pedrera así como admirar el arte del Museu Nacional d'Art de Catalunya.

De nuevo os escribo desde Valencia cuando apenas le quedan unas horas a 2014. Lo cierto es que 2015 se presenta más enigmático que nunca. A estas alturas, no tengo la más remota idea de donde estaré el 1 de julio de 2015. Es verdad que más o menos los primeros meses están planeados. En unos días vuelvo a Brujas para vivir allí seis meses más. El segundo fin de semana de enero descubriré Riga, la capital letona, en mi primera incursión báltica. Después tengo sendos viaje de estudios a Londres y a Ginebra. Ya he estado en ambas pero me quedaron muchas cosas por descubrir. Semana Santa la pasaré muy probablemente en el Mediterráneo, pero el destino concreto está por confirmar. A partir de ahí, todo es un misterio. 

He de reconocer que en el punto de mira tengo dos destinos: los Balcanes Occidentales (destacando Montenegro, Croacia, Bosnia-Herzegovina y Serbia) así como el Cáucaso (Georgia principalmente), ya que he hecho buenas amistades de allí. También me gustaría mucho pasar unos meses en algún país arabófono para cimentar mis conocimientos básicos adquiridos este año. Pero la gran pregunta es: ¿dónde seguirá mi carrera laboral? Me encantaría poder disfrutar de una cierta estabilidad. Un mínimo de tres años sin mudarme de nuevo. ¿Pido mucho?

De momento voy a disfrutar de todo lo que me espera y ya veremos donde me lleva la vida. Tal vez mi mayor deseo para 2015 sea un poquito de estabilidad geográfica. La foto que os dejo es de un paisaje otoñal de los jardines de Brühl: un camino. ¿Hay camino o se hace camino al andar? 

Feliz año para todos los nómadas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada