Cercar en aquest blog

S'està carregant...

diumenge, 28 de desembre de 2014

Casa Milà " La Pedrera " - Barcelona

Han sido muchas las veces que he estado en Barcelona, pero nunca había visitado la famosa Casa Milà por dentro. Esta vez, aprovechando una escala larga entre avión y tren, decidí conocer esta magnífica obra de la arquitectura, clasificada como patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1984 junto con otras obras de Gaudí como el Parc Güell o la Sagrada Família.

La Casa Milà fue una gran innovación para su época. Inaugurada a principios del siglo XX, fue un encargo a Antoni Gaudí (el arquitecto más cotizado por aquel entonces) hecho por el matrimonio burgués Milà Segimón. Querían tener su amplio apartamento en el bulevar barcelonés más de moda en aquella época: el passeig de Gràcia. El resto de apartamentos de lujo los alquilarían para poder vivir de rentas toda la vida. Gaudí diseñó el edificio a sus 54 años, por lo que se considera una de sus obras cumbre. La fachada, por ejemplo, con sus sinuosas curvas, se adapta perfectamente a los chaflanes del cuadrado Eixample barcelonés. Cuando se empezó a construir, los catalanes la apodaron "La Pedrera" de forma despectiva (en catalán significa "La Cantera"), por la gran cantidad de piedra y robustez que mostraba. Sin embargo, gracias a la sólida fachada, el arquitecto logró que fuera esta la que sostuviera el edificio junto con gruesas columnas interiores, dejando libre la posibilidad de que los apartamentos no tuvieran ninguna pared de carga. Esto permitía que cada unidad fuera personalizada por sus habitantes, cambiando la distribución de las habitaciones y permitiendo la creación de amplísimos salones, siguiendo el deseo de los Milà. 

Lo primero que me sorprendió fue el alto precio de la entrada: 16 euros y esto que era tarifa estudiante. Sin embargo, tras la visita, he de decir que merece y mucho la pena. 

Se entra por uno de los dos patios interiores. Gaudí los diseñó circulares, respetando las formas de la naturaleza y evitando aristas, decorando las paredes con pinturas imitando los pétalos de flores. En el patio interior principal destaca una bella escalinata cubierta y decorada con algunas palmeras, que llevaba directamente al apartamento del primer piso: el de la familia Milà. De allí, se sube directamente en ascensor hasta el terrado. Sólo por disfrutar de este mágico lugar vale la pena pagar la entrada. A pesar de ser diciembre, la mañana era soleada y las temperaturas agradables. Las vistas de Barcelona son espectaculares desde este terrado tan inusual. Gaudí rechazaba la concepción de esta área como algo residual, donde acumular chimeneas, antenas y demás elementos de uso, como pasaba en el resto de edificios. Por eso se volcó en darle un valor estético, reagrupando las chimeneas o las salidas de las escaleras y dándoles un remate artístico, usando en muchos casos su característico trencadís (una técnica de mosaicos de cerámica rescatada por Calatrava para el siglo XXI) o incluso botellas de cava. Los desniveles y curvas ofrecen diferentes perspectivas de la ciudad. De hecho, numerosos artistas pasaban horas en este mágico lugar, hipnotizados por el equilibrio creado por Gaudí. Personalmente me llamaron la atención los dos únicos arcos, que enmarcan los dos grandes  templos expiatorios de Barcelona: por un lado el Tibidabo y por el otro el gran templo inacabado y obsesión de Gaudí: la Sagrada Família. 

Tras pasear por el terrado se baja al desván del edificio. El arquitecto catalán se inspiró en el esqueleto de una ballena para realizarlo, con 270 arcos de tamaño decreciente, cuya curva empieza desde el suelo. En el pasado servía para albergar los servicios de lavandería del edificio, así como para almacenar trastos y productos de limpieza. El desván fue diseñado además con la función de aislar térmicamente el edificio, técnica que ahora se usa en casi todas las obras que buscan ser más sostenibles. Actualmente se encuentra instalado el llamado Espai Gaudí donde encontrar maquetas de sus obras cumbre, planos, fotografías, reproducciones de los muebles que diseñó así como elementos de la naturaleza en los que se inspiró para sus creaciones. Es muy impactante una de sus maquetas expuestas, en la que dibujando el plano de un edificio sobre una plancha de madera, le enganchaba cadenas metálicas en diferentes puntos y poniéndolo boca abajo encima de un espejo, las cadenas caían y creaban los volúmenes del edificio, permitiéndo a Gaudí estudiar su viabilidad. Esta simulación de volúmenes se hace actualmente con programas informáticos.

La visita continúa por el apartamento modelo del cuarto piso. La mayoría de apartamentos de La Pedrera siguen estando habitados por lo que siempre ruegan hacer el mínimo ruido posible. Este apartamento recrea la casa y estilo de vida de una familia de la burguesía barcelonesa a principios de siglo XX. Totalmente amueblada, veremos varios elementos diseñados por el propio Gaudí, como pomos de puertas (adaptados a la forma de la mano) o los cielos rasos, entre los que destaca uno que imita las formas del fondo del mar, con las líneas en la arena que dejan las olas. Podremos pasear por la cocina, el cuarto de los niños, la alcoba matrimonial, la biblioteca, el comedor o los baños, de gran luminosidad y comodidad comparable a la de hoy en día.

La visita continúa por el antiguo apartamento de los Milà, ahora sin ninguna pared interior, reconvertido en sala de exposiciones temporales, donde se exponen obras de artistas de todo el mundo que cambian de temporada y donde podremos admirar las gruesas y estilizadas columnas que sostienen el edificio. Finalmente, acabaremos en la tienda donde comprar todo tipo de recuerdos.

Al salir había una visita de empresa. El grupo se había repartido entre los diferentes balcones de la fachada principal para hacerse la foto navideña corporativa. Un fotógrafo subido en una plataforma les daba las indicaciones. La fachada estaba decorada con verde y lazos rojos, creando una especie de árbol navideño gigante. En lo más alto de la fachada hay varios rosetones esculpidos en piedra donde se encuentra el siguiente mensaje: "Ave Gratia M plena, Dominicus tecum". Con sus 54 años, Gaudí se había convertido en un ferviente católico, dejando atrás su juventud anticlerical.

Paseando por el elegante passeig de Gràcia os encontraréis muchos otros ejemplos de edificios modernistas de diferentes arquitectos. De hecho, casi enfrente de la Pedrera se encuentra la original Casa Batlló, también de Gaudí.

Sólo por la Casa Milà merece la pena visitar Barcelona. La Pedrera no sólo es una de las obras cumbres de modernismo mundial, sino que es un ejemplo de como la arquitectura puede adaptarse a las necesidades y formas humanas sin perder en ningún momento su valor estético, su originalidad o la elegancia. Gaudí demuestra como hasta el más pequeño detalle, como pomos o colgadores pueden ser originales y estar en armonía con el conjunto de la obra, aunque se trate de algo tan común como un bloque de viviendas.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada